Buscar
  • María Camarón Hernández

ECOGRAFÍA EN FISIOTERAPIA

Cada vez es más frecuente que en la visita a la consulta del fisioterapeuta encontremos, entre todas sus herramientas de trabajo, un ecógrafo. Desde hace más de una década, la ecografía está reconocida en el ámbito fisioterapéutico para mejorar la calidad del tratamiento que ofrecemos a nuestros pacientes.


En fisioterapia la ecografía no se utiliza con el fin de conseguir un diagnóstico médico, nuestro cometido no es poner el nombre de una patología a una imagen, si no utilizar dicha imagen en beneficio del tratamiento que va a recibir el paciente. El fisioterapeuta, tras realizar una formación adecuada en el campo de la ecografía, es capaz de conocer la sonoanatomía músculo-esquelética y realizar una valoración ecográfica morfológica y funcional, detectando cualquier situación que se encuentre fuera de la normalidad. Una vez se interpretan las imágenes, se relacionan con la anamnesis, exploración y la valoración fisioterapéutica previa, se procederá a realizar el tratamiento más adecuado para el paciente o valorar la opción de la derivación. En muchas de las ocasiones en las que se encuentra una imagen que no se corresponde con la de una estructura sana, el equipo médico es el encargado de la realización de una valoración y un diagnóstico adecuado de la patología; para ello el fisioterapeuta debe realizar un informe descriptivo de las imágenes.


Como comentábamos anteriormente, el principal uso del ecógrafo en una consulta de fisioterapia es mejorar la calidad de los tratamientos, siendo más precisos y objetivando los cambios que se producen.


Fisioterapia invasiva: cuando se realizan tratamientos en los que utilizamos una aguja para llegar al tejido diana. El uso del ecógrafo permite mejorar la eficacia de nuestras técnicas. Para realizar una punción seca en un músculo de difícil acceso del que queremos obtener una respuesta, una electrólisis percutánea en la zona del tendón que presenta el cambio estructural o una neuromodulación percutánea del nervio sobre el que queremos actuar, sólo se puede objetivar mediante el uso del ecógrafo. No sólo se mejora la eficacia de dichas técnicas y permite el control de la evolución de la lesión, además aporta seguridad, disminuyendo los riesgos asociados a la realización de las mismas.


RUSI (Rehabilitative Ultrasound Imaging): esta técnica nos permite realizar un tratamiento mediante un biofeedback con el ecógrafo donde el paciente participa y se hace consciente del estado muscular y de su activación a nivel abdominal, suelo pélvico, columna vertebral...


En CARMASALUD contamos con ecógrafos de alta gama y profesionales altamente capacitados para la realización de una ecografía de calidad, pensando siempre en el beneficio de nuestros pacientes.



58 vistas
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Icono social Instagram