ONICOMICOSIS (hongos en las uñas)

Hoy vamos a hablar de una consulta muy común en la práctica podológica, las onicomicosis, o más conocidas como hongos en las uñas. Es importante conocer la realidad de esta afección tan popular gracias a los anuncios que, actualmente, hay en la televisión. Asimismo, es una de las alteraciones ungueales más buscadas en todos los navegadores de internet… Pero, ¿qué hay de cierto en todo ello?

 

La onicomicosis se define como la infección de un microorganismo clasificado en el grupo de los hongos (dermatofitos) y/o levaduras en la lámina ungueal de los dedos de los pies. Se puede clasificar en cuatro grandes grupos; distal y superficial, blanca superficial, subungueal proximal y distrófica total. Más allá de su clasificación, lo importante es la clínica que provocan, la cual es muy variada, dándonos despegamiento de la lámina ungueal (onicolisis), cambios de coloración de la misma, engrosamiento, proliferación de detritus subungueal, olor…

 

 

 

El motivo más frecuente de adquirir esta infección es el exceso de humedad en los pies, debido a estar todo el día calzados no dejamos respirar bien a la parte de nuestro cuerpo que nos permite caminar, sumado a un exceso de sudoración, piscinas o vestuarios, proporcionan el caldo de cultivo perfecto para la aparición de estos “amigos” en nuestras uñas. Ahora bien, ¿todas las alteraciones de las láminas ungueales son hongos? NO. Es muy importante desmontar los mitos y leyendas urbanas que hay acerca de ellos, ya que más de la mitad de las consultas por este tipo al podólogo no son onicomicosis. Las láminas ungueales pueden alterarse por la utilización de calzados duros o prietos, por actividades deportivas, por fármacos, por esmaltes de uñas, por mala vascularización, por afecciones dermatológicas… Es decir, no todo son hongos. Asímismo, hay que saber que es muy raro que aparezcan en más de una uña y, que cuando se alteran las láminas ungueales de ambos pies suele ser por otros motivos.

 

 ¿Son contagiosos? Sí, lo son, pero no tanto como podemos pensar, realmente es complicado autocontagiarnos de un pie al otro o contagiar a las personas con las que convivimos. Estos casos se suelen dar si compartimos calcetines, medias o calzados.

 

El diagnóstico es principalmente clínico, siendo muy útil tomar una muestra de la lámina ungueal afectada y analizarla mediante un cultivo. De forma, que si tenemos sospecha o duda de una lesión en nuestras uñas, es mejor acudir a un profesional de la podología que autotratárselo a ciegas.

 

No dude en contactar con nosotros para valorar y tratar una posible onicomicosis o cualquier patología de sus pies.

 

 

CARMASALUD - Centro Cínico e Investigador

C/ Julián Camarillo 59. 28037. Madrid

Tel. 911730837 - 600243322

info@carmasalud.com

 

 

FISIOTERAPIA - TRAUMATOLOGÍA - MEDICINA DEPORTIVA - REHABILITACIÓN - GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA - ECOGRAFÍA - PODOLOGÍA - PSICOLOGÍA - NUTRICIÓN Y DIETÉTICA - PILATES

 

 

 

Please reload

Siguenos en:
Please reload

Archivo
Please reload

Ultimas Noticias

ANÁLISIS CLÍNICOS

1/9
Please reload

Destacado
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

NOTICIAS

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Icono social Instagram