ESGUINCE DE TOBILLO

El esguince de tobillo es una lesión muy frecuente, aumentando su prevalencia en los meses de verano, por eso aprovechamos estas fechas para escribir sobre dicha lesión.

 

¿Qué es?

 

Un esguince es una lesión en la que parte o totalidad de las fibras de un ligamento se rompen. Entre los esguinces más comunes se encuentra el esguince de tobillo. A su vez, es el complejo ligamentoso externo del tobillo el que más se lesiona (77-85%), y especialmente el coloreado en la imagen (73%), ya que es el que menos resistencia mecánica ofrece.

 

 

 

 

 

¿Por qué ocurren?

 

Esta lesión suele ocurrir especialmente en actividades deportivas, pero también puede darse durante el día a día mediante caídas, torceduras de tobillo...

Existen ciertos factores de riesgo intrínsecos a la persona que propician esta lesión, a saber: un episodio anterior de esguince, ser hombre entre 15-24 años o mujer mayor 30 años, tener sobrepeso, ser una persona laxa...

Pero a su vez existen otros factores de riesgo en los que el fisio puede intervenir como: falta de movilidad del tobillo, poco equilibrio sobre una pierna, poca fuerza muscular o alteración de la morfología del pie (pie cavo).

 

¿Qué tipos de esguince hay?

 

Existen tres grados según la gravedad de la lesión:

- Grado I o leve: se es capaz de apoyar el pie y caminar sin problema o con ligera molestia. Se conserva la movilidad del tobillo sin dolor o con molestias. No hay hematoma ni inflamación, y si la hay es pequeña. No limita apenas la funcionalidad.

- Grado II o moderado: puede apoyar y caminar pero con dolor. La movilidad del tobillo está comprometida por el dolor. Hay inflamación y hematoma moderado. Limita en parte la funcionalidad.

- Grado III o grave: incapacidad de apoyar o caminar por el dolor. La movilidad está más comprometida que en caso anterior, al igual que hay más hematoma e inflamación. Hay una evidente incapacidad funcional.

 

En el caso I y II se recurrirá al tratamiento fisioterapéutico, ya que es una rotura parcial del ligamento. No obstante, en el grado III se procederá a una intervención quirúrgica ya que el ligamento estará completamente roto. El tratamiento fisioterapéutico será postquirúrgico entonces.

 

¿Cuál es el pronóstico?

 

La mayoría de estas lesiones muestran mejoría en cuanto a disminución de dolor a las 2 semanas. No obstante, es muy común (74%) presentar ciertos síntomas residuales aún habiendo pasado algunos años desde la lesión, como dolor e inestabilidad.

Es por esto que es importante recibir tratamiento fisioterapéutico cuánto antes. No solo para reducir los síntomas presentes, sino para intentar disminuir las posibilidades de recidiva de lesión o una posible cronificación y/o complicación como inestabilidad de tobillo.  

 

¿Cuál es el tratamiento que se sigue?

 

Combinando la aplicación de terapia manual, vendajes, electroterapia y ejercicios de propiocepción, los objetivos a seguir serán: disminuir el dolor y la inflamación, aumentar la movilidad  y fuerza del tobillo y por último recuperar la total funcionalidad. Además, será recomendable realizar ejercicios en el domicilio, baños de inmersión o aplicación de hielo en la zona inflamada, o llevar una tobillera solo cuando se va a caminar o hacer algún esfuerzo que duela.

 

 

Centro Clínico e Investigador CARMASALUD

Calle Julián Camarillo 59. 28037. Madrid

Télf. 911730837 - 600243322

info@carmasalud.com

 

Please reload

Siguenos en:
Please reload

Archivo
Please reload

Ultimas Noticias

ANÁLISIS CLÍNICOS

1/9
Please reload

Destacado
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

NOTICIAS

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Icono social Instagram